Perseverancia

Hay momentos en los que te sientes fuera de rumbo, como que no encajas, y sientes que has desperdiciado el tiempo llegando a un punto en el que no deberías haber llegado, o al menos eso es lo que crees, pues amigo lector que tengo que decir, que no es así, cuando te sientes perdido, no es igual a sentirte estancado, y ahí es donde está la clave de esté artículo.

Avanzar genera incertidumbre, y crece conforme te adentras más y más en el camino del progreso; comienzas a caminar por senderos desconocidos, en los que a veces sentirás que no avanzas, pero, ¿cómo saber qué sigues en movimiento?, aquí es donde contar con un plan estructurado, con objetivos y metas harán la diferencia. 

Tú brújula interna siempre te mantiene en el rumbo, esta normalmente se presenta a través de la intuición, cuando confundimos a la intuición con la percepción es cuando podemos salirnos del curso. La percepción se basa en tú interpretación de las cosas que ves, no en datos duros ni tangibles, mismos que, normalmente, son tomados por medio de la comparación, por lo que no es objetiva. En cambio, la intuición se basa en tú sentimiento al respecto de las cosas, cuando algo parece no estar alineado a tus valores u objetivos, tienes una sensación de intranquilidad al tomar la decisión, y esta es la brújula actuando, marcando que te estás desviando del rumbo. 

Esta brújula a su vez, cuando estás tomando las decisiones acorde con lo que buscas, cuando tienes brotes de frustración o desaire, es ella la que al final después de revisar, repasar las cosas en la mente te quedas con una frase que dice, A DARLE.

La única forma en la que puedes saber si vas en el rumbo correcto es seguir avanzando, la base del éxito es la actitud, pero la base de la actitud es la perseverancia, uno no logra tener una actitud positiva de la noche a la mañana, la logra a través de la disciplina e intentar una y otra vez. Mi frase motivadora cuando algo no me sale viene es la del Thomas Edison que dice “... No he fracasado 1000 veces, he encontrado 1000 formas de como no hacer las cosas...” esa es la forma en la que piensa un ganador.

Yo creo que todo niño que patea un balón en una cancha de futbol sueña en convertirse en un Messi o un Cristiano Ronaldo, pero, ¿cuantos de ellos quisieran ser Messi cuando falló el penal frente a Chile en la final de la Copa América?, o ¿quieren ser CR7 cuando falló el penal en la Champions en el 2008 frente a Chelsea?, pero que le dijo su brújula, ¡vuelve a tirar!, ¿creen que esas imagines no invadían su mente al tirar el penal decisivo en la final frente el Atleti?. Eso es lo que hace tú brújula, te indica, fallaste, pero esté es el camino, levántate y vuelve a intentar.

Pero también debemos entender que cuando nuestra brújula nos indica, no es por aquí, es de sabios enmendar el camino, y sigue aplicando, a volver a intentar, puede ser que al paso de los años te casas, o cambias de profesión, u ocurre algún evento en tú vida que redefine tus objetivos o la definición de éxito que tenías.

Por ello es importante tener la práctica de escribir tus metas, revisarlas periódicamente, y reescribir lo que tenga que ser vuelto a escribir. Y no desistas en tú intento, la vida siempre tiene preparado algo grande para ti, pero tendrás que ir por ello, las oportunidades siempre se presentan, pero tú eres quien debe aprovecharlas, nadie espera que no te equivoques, es de humanos cometer errores, lo que no van a permitir es que te quedes lamentando y dejes de tomar decisiones, aprende de las decisiones que tomas, y siempre está atento a lo que sientes, que el universo fluirá y te ayudará en esos momentos. La vida pondrá a prueba tú valor, tú perseverancia será la que haga la diferencia.

Si quieren saber más al respecto o tienen dudas, pueden dejar un comentario, o contactarme a través de los links que aparecen en la página en la sección de Contacto o por Twitter. Así como también si gustan, escriban en el blog sobre algún tema en particular, todos sus comentarios serán bien recibidos.

Escribir comentario

Comentarios: 0