Interrelaciones parte 2: Escucha activa

“…Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido…” Proverbios 17:28.

 

Tantas discusiones tienen lugar en una mesa donde el punto central es proyectar la opinión que tenemos sobre un tema, y nos enfrascamos en una discusión basada en el ego de querer imponer nuestra opinión. Entonces ocurre lo que para nosotros es siempre la salida más fácil a toda discusión decimos ¡es un terco!; ¡quiere hacer las cosas mal!; ¡no entiende!, de todas estas expresiones que he escuchado; para mi caso, yo también las he dicho, y al momento de meditar sobre el día me quedo reflexionado sobre como pude pensar que una persona toma sus decisiones y procede para realizar, “conscientemente” algo mal.

 

En el blog pasado, interrelaciones, mencioné que parte del éxito en tratar con compañeros de trabajo, y /o colegas, es entender que la persona procede con la intención de realizar las cosas lo mejor posible, procediendo acorde a tomar la mejor decisión conforme la información con la que cuenta, entonces, basado en esto, ¿por qué no preferir primero averiguar qué información tiene para entender porque procede así? La escucha es una virtud poco apreciada en nuestros días, la urgencia, o al menos la apariencia de urgencia, hace que exijamos las cosas rápido, y normalmente jerarquizamos las actividades, y lo mismo hacemos con las personas o las relaciones, le aplicamos un valor a nuestro criterio, y dependiendo el puesto que ocupe la persona que nos habla es si la escucho o no, a veces está jerarquización puede no estar orientada a la persona, pero si a la importancia que le das tú al tema contra tú propia referencia, sin importar si el tema es importante para la otra persona.

 

Este último punto es muy importante, recordemos que tratamos con personas y no con bienes que tienen valor, no podemos juzgar a las personas por un valor conforme a nuestras referencias o limitaciones, con las personas todo tiempo que inviertas en atención, en escuchar sobre sus puntos de vista u opiniones será redituado en aprecio, valor agregado a la relación, y cosecharás grandes y beneficiosas relaciones.

 

Esta escucha debe ser sincera y empática, nunca la finjas, ya que una falsa empatía es apreciable por las personas, y esto en lugar de beneficiar a la relación la perjudicará y hará que las relaciones se vuelvan negativas, creando una expectativa en las personas de manejos de “agendas ocultas”, por lo que cualquier opinión puede terminar, y lo hará, en discusiones sobre imposiciones de puntos de vistas debido al sentimiento de rechazo que provocas en las personas. Esto me costó tiempo y varias relaciones profesionales entenderlo, sin embargo, creo firmemente que las relaciones se pueden restablecer siempre que tú interés por las personas sea genuina, y con la respectiva dosis de paciencia, bien lo dice Stephen  Covey en el libro los 7 Hábitos  de la gente altamente eficiente, “con las personas las cosas son lentas, buscamos eficacia, no eficiencia”. Todo el tiempo que inviertas en mejorar las relaciones es tiempo invertido de forma inteligente.

 

De muestra interés genuino en la escucha, trata de entender los puntos de vista de las otras personas, antes de tratar de explicar los tuyos, siempre ganarás más tratando de ver las cosas desde el punto de vista de las otras personas que intentando que los demás te entiendan primero.

 

 

Si quieren saber más al respecto o tienen dudas, pueden dejar un comentario, o contactarme a través de los links que aparecen en la página en la sección de Contacto o por Twitter. Así como también si gustan, escriban en el blog sobre algún tema en particular, todos sus comentarios serán bien recibidos.

Escribir comentario

Comentarios: 0