Interrelaciones

Muchas veces en la vida, nos topamos con sucesos que ponen a prueba nuestro temple y preparación, no solo profesional, si no personal y espiritual. Estas situaciones aparecen en los momentos menos esperados, cuando todo aparenta estar en calma. Este tipo de sucesos son los que van forjando nuestro carácter y la experiencia, tantas veces hemos dicho que “no entiendes por lo que paso porque no lo has vivido”, y buscamos similares para platicar nuestras experiencias y buscar ayuda.

 

Y curiosamente, solo relacionamos lo anterior con sucesos, con hechos, y no con los sentimientos, ¿y qué creen? Pasa exactamente lo mismo, tú no podrías reconocer la alegría en alguien, si no la has vivido, no podrías tampoco reconocer el odio si no lo has sentido. Así somos y es lo que proyectamos, pero esta vez no tocaré el tema sobre ti mismo, ya que en el artículo de Tú rival puedes leer sobre esto, si no está vez será hacia tú exterior. Conflictos interpersonales en el trabajo.

 

En toda relación siempre hay conflictos, es imposible pensar exactamente igual que otra persona, y no siempre el amor es suficiente para evitarlos, todo recae normalmente a “intereses”, lo cual no es malo en esencia, ya que todos actuamos por algún tipo de interés, y es donde el conflicto normalmente empieza. Para aquellos que sintieron algo al leer sobre el interés, bueno les digo que su interior les trata de decir algo, y préstenle atención a ello, porque te puede dar una orientación hacia lo que principalmente provoca tus conflictos. Las diferencias que aparecen en toda relación, normalmente se acrecientan cuando vemos reflejado algo que no nos gusta de (o no podemos hacer) nosotros en la persona con la que tratamos, por lo que proyectamos nuestros sentimientos negativos al respecto.

 

El entendimiento de que otra persona puede tener un interés diferente al tuyo no es malo, es como si pensáramos que, porque una persona prefiere un helado sabor vainilla y otra de fresa, el de vainilla es su enemigo. El hecho de entender que la persona con la que se trata es alguien que tiene sus deseos, anhelos, esperanzas y sueños, los cuales son tan válidos e importantes como los tuyos te llevan un paso adelante en la búsqueda de solventar un conflicto. Ya que como no podemos pensar igual, a lo que aspiramos es a tener un interés común, que permita coaccionar para lograr los resultados que buscamos. Trabajar en tú habilidad de escucha activa y con la empatía siempre será un plus que ayudará.

 

Es importante sentirte único en el mundo, y aceptar tú valor como persona, pero igual de importante es entender que con las personas que interactuamos también precisan de sentirse así, por lo que siempre el respeto será la piedra angular ante la resolución de cualquier conflicto, por lo que en la medida de lo posible, sin que esto signifique dejarte pisotear, hay que buscar un punto medio y mantener una buena relación con la mayoría de las personas.  Y cuando esto no ocurra, no te preocupes, no busques la aprobación externa, a veces queremos simpatizar y tener una relación de 10 con todo el mundo, es bueno querer eso, pero también debemos entender que puede ocurrir lo contrario, y que eso da valor a las relaciones, porque estaremos buscando las exaltar los puntos de común acuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre para explicar esto es, para qué un Presidente dirija una nación, requiere un voto a favor de un 51% de los electores, pero a la vez esto también significa que 49 de cada 100 personas no lo aceptan o simpatizan con él. Es por ello que lo que buscan eliminar la centralización de sus puntos de no acuerdo, con consensos que acentúen sus puntos de común acuerdo.

 

 

Si quieren saber más al respecto o tienen dudas, pueden dejar un comentario, o contactarme a través de los links que aparecen en la página en la sección de Contacto o por Twitter. Así como también si gustan, escriban en el blog sobre algún tema en particular, todos sus comentarios serán bien recibidos.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Marco Garcia (lunes, 18 abril 2016 12:02)

    Excelente artículo, todo esta en detenerse darse un tiempo y analizar, pero vamos tan de prisa que la corriente nos lleva y siempre ayuda mucho que alguien mas nos haga reflexionar, gracias.