La importancia de establecer objetivos

En el mundo cambiante y dinámico que vivimos la importancia de establecer puntos de base que funcionen como faros para nuestra navegación incrementa su importancia más y más cada día.

 

El mundo profesional esta en constante cambio, muchas veces tempestivo, dependiendo las temporadas y circunstancias que rodean al sector económico, existen ocasiones donde estos “aires de cambio” parecen mas vendavales de huracán y toma trascendencia el hecho de poder definir hacia donde debemos ir, pues de poco o nada servirá descubrir al final del camino que todos esfuerzos realizados para navegar durante tanto tiempo te llevaron a un puerto a donde no querías ir.

 

Esto es algo común en las organizaciones, muchas veces el líder se pierde en el día día olvidándose de verificar si el curso es el correcto y de pronto te encuentras de Bombero apagando cuanto fuego existe en el departamento y te olvidas de que eres el Capitán.

 

Bueno ya vimos metáforas de en lo que te conviertes por perder el camino, ¿pero como evitar?. Existen varias alternativas que te ayudan a prevenir llegar a esas situaciones, he encontrado que una de las más eficientes es la de establecer un enunciado de misión, en el que puedas exponer tus valores y proyectar tus “roles” (como es el profesional, hermano, padre, hijo, vecino, amigo, etc, considero óptimo no más de 7 roles, para el resto de la familia no directa, a veces es mejor solo definir como familia o seres queridos) que tienes en tú vida y reflejas a donde quieres en cada uno de ellos, una vez hecho esto comienzas por establecer metas para cada uno de los roles. Dependiendo de tú practica con la metodología de establecerte metas y trabajar en ellas, puede ser conveniente que establezcas una meta a largo plazo y la dividas en procesos más pequeños con planes a una semana, un mes y un año, no recomiendo usar planes diarios, porque el día a día es una situación difícil de manejar, pues es una medida sumamente pequeña, si piensas a 5 , 10 o 15 años estas hablando de 5,478 planes (en un plan diario a 15 años), si considero que la medida óptima es la semana, pues es una unidad justa para poder establecer ritmos y encontrar momentos para realizar las actividades planificadas.

 

Es importante señalar que los planes y la misión no están acuñados en piedra, deben irse actualizando conforme vas avanzando en la vida y redefiniendo tus metas, es por ello la importancia de basar la misión en valores y roles, y no proyectar en ella gustos o preferencias ya esto último estará más sujeto a moda que a nuestros profundos anhelos. Siempre será de valor el reflejar tus avances en un diario, donde coloques tu experiencia con las metas, lo que te funciona y no pues el guardar un récord de lo vivido y llevar tus lecciones aprendidas te servirá para reconocer los obstáculos en el camino antes de enfrentarlos.

 

 

Gracias por la atención y recuerda “el verdadero valor de la mejora continua no se encuentra en ser mejor que el otro si no ser un mejor tú cada día”.

Escribir comentario

Comentarios: 0